Uno de los enemigos con los que tenemos que enfrentarnos las empresas de rehabilitación de edificios en Madrid son las humedades en techos y paredes. El paso del tiempo y los deterioros que se producen en cubiertas y fachadas dan lugar a que aparezcan humedades en el interior cuando el agua encuentra resquicios por los que colarse. Pero esa no es la única causa que puede originar la aparición de humedad en las paredes. Podemos hablar de tres tipos diferentes de humedades: Por filtración, por condensación y por capilaridad.

Cada uno de ellos tiene un origen diferente, pero lo más importante es que cada uno de ellos también obliga a una actuación diferente por parte de las empresas de rehabilitación de edificios en Madrid. Como mencionábamos, cuando el agua, generalmente de lluvia o procedente de una fuga en las tuberías, se cuela por las paredes aparecen las humedades por filtración. Son las que aparecen rápidamente pero también las más sencillas de reparar.

Más compleja es la reparación de las humedades por condensación. Se producen cuando hay graves deficiencias en el aislamiento de la vivienda. Las paredes que están en contacto con el exterior tienen una temperatura mucho más baja que el aire del interior de la casa. El vapor del agua contenido en ese aire, al tocar con las paredes, se condensa sobre ellas provocando la aparición de la humedad. La reparación pasa, inevitablemente por cambiar el aislamiento de la vivienda.

Por último, la humedad por capilaridad se produce cuando el agua se filtra desde el subsuelo de la vivienda a través de los cimientos y la estructura. Y asciende desde la parte baja de las paredes. Si es así la humedad que ves en tu casa, no pierdas un minuto y ponte en contacto con Convasa Simón.